Laura Gorre

21 marzo, 2016

p o e sia






carlota guerrero








Confidecia al conejo de la Anunciación

para Ida Vitale


Dice que el cuerpo
forma parte del objeto,
al que solo se llega por la forma.
Dice que el espíritu
no se puede contemplar
desde el objeto.
Dice que la conciencia
no es sujeto de conocimiento.
¿Y lo es, acaso, el conocimiento?

Luminoso -aunque me ignora-
cruza mi mirada
y me mantiene en vela.
Solitario como un cisne
regresa a su no-espacio-tiempo.
De mi saber nada sabe,
como el hielo nada sabe de la flor,
mietras las acciones fantasmales se suceden...
Tanto mejor, tanto mejor.

Clara Janés














La tregua

En este privilegio de nombrar la imprecisión de la existencia
y su notable estar en cualquier lado, como el mundo,
como está también el corazón en la cabeza y en los pies
de quien añora y de quien anda sin saber hacia dónde
camina su destino,
me pliego ante el rumor impredecible de una ola que azote
esta torpeza noble con que nombro a mi ser y a quien ya amo,
a esta contemplación tan limitada en la que creo ver y solo intuyo
una razón pero no las razones venideras,
me pliego a la inacción como el soldado pasto de sus miedos,
al sueño a la mitad de la noche y su vacío,
invoco, como a un dios, a este leal fantasma que me habita
y grito frente a él la cobardía eterna que nos cubre
y abrazo su temor como quien firma al fin un alto el fuego.

María Alcantarilla



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada